Psicoanálisis del fuego


 Lo que el fuego lame tiene un gusto distinto en la boca de los hombres. Lo que el fuego ha iluminado guarda un color inefable. Lo que el fuego ha acariciado, amado, adorado, ha ganado en recuerdos y ha perdido la inocencia.


En argot, chamuscado (flambé) es sinónimo de perdido, por no emplear otra palabra grosera cargada de sexualidad. Por el fuego todo cambia. Cuando se quiere que todo cambie, se recurre al fuego. El primer fenómeno no es solamente el fenómeno del fuego contemplado, en una hora ociosa, en su vida y en su resplandor, sino el fenómeno por el fuego. El fenómeno por el fuego es el más sensible de todos; es aquel que es preciso vigilar mejor; es preciso activarlo o amenguarlo; es necesario lograr el punto de fuego que marca a una sustancia como el instante de amor que marca a una existencia.

Psicoanálisis del fuego, G. Bachelard.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario